La Puericultora trabaja en todo a lo que a lactancia y crianza se refiere. Por lo que debe tener en cuenta las necesidades del recién nacido y el medio que lo rodea aún desde antes del nacimiento. Contiene, escucha, observa y brinda ayuda externa sin interferir en el vínculo madre – hijo.

 

La lactancia natural es la continuación del embarazo y del parto, y la alternativa más saludable para las mamás y los bebés.

 

El niño pertenece al cuerpo de su madre. Necesita de él. Hacer de él un lugar parecido a la panza otros 9 meses más fuera de el.

Las madres y los padres que tienen a su bebé en brazos por primera vez se sienten más maravillados y más solos que nunca. Para darle el cuerpo y la nutrición a nuestros hijos necesitamos ayuda, guía, mirada, confianza y sostén.

 

Junto con Susana Fleischmann tenemos una Escuela de Formación Profesional en Puericultura y Familia tanto presencial como a distancia. 

 

Nuestra Escuela surge en 2011 ante la necesidad de generar un tercer espacio de capacitación en Puericultura y Crianza desde una perspectiva distinta. Quisimos inaugurar nuestra Escuela con modalidad virtual y semipresencial para facilitar el acceso de toda persona interesada en estudiar y formarse.

La primera motivación fue poder ofrecer una capacitación de calidad y eficacia en 18 meses intensivos. Ideamos un método de trabajo personalizado y de profundización mediante tutorías web y clases online. Sólo podemos ofrecer 30 vacantes por año. Nuestras alumnas nos pueden ver atender pacientes desde el principio de la capacitación y comienzan con la parte práctica muy tempranamente. Éste fue el segundo objetivo, garantizarle al alumno el contacto temprano con el rol profesional.
En Tercer lugar necesitábamos ofrecer una línea de crianza basada en el respeto por el niño y por sobretodo en el conocimiento de la historia personal y transgeneracional de los padres. Si bien trabajamos en instituciones sanitarias, formamos sobre la base del nuevo paradigma de la salud, que implica mirar la patología con otros ojos, sabiendo que la enfermedad restaura el equilibrio energético de la persona.
Y finalmente, como creemos que es violencia dar a otro lo que el otro no pidió, aprendemos a acompañar decisiones y a no imponer nuestro deseo, conociendo y trabajando nuestra historia.

 

 

Consultas e inscripción,

 

 

CONTACTO
 
BUSCAME
82